Martes, 27 de Octubre de 2020

Login

Usuario
Password *
Recordarme

    24 de septiembre. Día de la Investigación contra el cáncer Destacado

    Viernes, 25 de Septiembre de 2020 45

    En USO entendemos que la investigación contra el cáncer es un pilar en el que debe basarse la prevención de esta enfermedad

    El cáncer es la segunda causa de muerte más común en los países desarrollados. Existe, por tanto, una necesidad urgente de mejorar los tratamientos contra esta enfermedad. Cuanto más sepamos sobre los factores de riesgo y la naturaleza de los agentes que la producen, es decir, cuanto mayor sea la investigación, mejor podremos luchar contra la enfermedad.

    En España, la Asociación Española de Investigación en Cáncer y la Asociación Española Contra el Cáncer han promovido que nos alineemos con la Misión Cáncer del Horizonte Europa y recientemente han solicitado crear al Ministerio de Ciencia una mesa de trabajo. Esta mesa de trabajo estaría compuesta por todos los actores asociados con la investigación en cáncer, asociaciones científicas y de pacientes, representantes del sector de I+D+i, sector hospitalario y miembros de la Secretaría General de Coordinación de Política Científica. El objetivo de esta mesa: establecer una política científica estable y una financiación adecuada para poder implementarla y alcanzar el reto de llegar a tasas de supervivencia del 70% en los pacientes con cáncer durante la próxima década. Hay que recordar que, actualmente, dicha tasa está alrededor del 53%.

    Actividad del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas

    El Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), fundado en 1998, es un centro de referencia internacional en investigación biomédica especializada en cáncer. Los 433 profesionales con los que cuenta han desarrollado una intensa actividad investigadora desde la creación del centro.

    En 2019 los investigadores del CNIO participaron en 136 proyectos nacionales e internacionales financiados de manera competitiva. De ellos, 53 son proyectos en colaboración con otros centros. Para potenciar la participación del CNIO en el Programa Horizon2020 es indispensable dotar al centro de las herramientas adecuadas para la captación de fondos y gestión de proyectos y consorcios.

    Alguna de las líneas de investigación que se han aprobado son:

    • A pesar de ser una de las formas más letales de cáncer, la metástasis cerebral está poco estudiada. Se estima que hasta un 30% de los pacientes de cáncer están en riesgo de desarrollar metástasis cerebral.
    • El envejecimiento se considera ahora como uno de los mayores factores de riesgo en el desarrollo de la mayoría de las enfermedades que afligen a nuestra sociedad, entre los que se incluyen la muy elevada prevalencia de enfermedades como el cáncer o la enfermedad cardiovascular. Entender las causas del envejecimiento ha pasado a ser una prioridad a la hora de disminuir la carga de enfermedad. Para ello se está investigando sobre la reprogramación celular y el metabolismo, por ser estos dos procesos en los que los genes supresores de tumores han resultado ser muy relevantes.
    • El carcinoma hepatocelular es la tercera causa de muerte por cáncer en el mundo y, según sugiere la Organización Mundial de la Salud (OMS), la malnutrición o la desregulación en la ingesta de nutrientes se considera la mayor amenaza para la salud pública mundial. El hígado también está involucrado en la respuesta inmune.
    • Los nódulos linfáticos son considerados como uno de los sitios preferenciales de diseminación temprana de las células metastáticas. Por lo tanto, definir qué mecanismos están involucrados en este proceso podría ser clave para bloquear el proceso metastático desde sus etapas más iniciales.
    • El melanoma cutáneo es el responsable del 80% de muertes por cáncer de piel, con costes multibillonarios por la morbilidad y pérdida de productividad que conlleva.
    • Junto con la quimioterapia y la cirugía, la radioterapia constituye una de las primeras opciones terapéuticas para el tratamiento del cáncer. La exposición, interna o externa, a fuentes de radiaciones ionizantes deriva en la acumulación de varios tipos de lesiones en el genoma y la consiguiente muerte celular. Si bien la radioterapia es una estrategia eficaz para la eliminación de células tumorales, los tumores frecuentemente regresan en una forma resistente a la radiación, lo que disminuye dramáticamente las opciones terapéuticas para el paciente y su esperanza de vida.
    • El adenocarcinoma ductal de páncreas es quizás el tumor con peor índice de supervivencia ya que tan solo un 2% de los pacientes con cáncer metastático es capaz de sobrevivir cinco años tras el diagnóstico.
    • Búsqueda de marcadores genéticos de la neuropatía periférica de distintos fármacos oncológicos mediante secuenciación masiva de genes candidatos.
    • La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel frecuente, para la cual no existe cura. El aumento de la prevalencia de enfermedades debilitantes tales como la artritis psoriática, enfermedades cardiovasculares, el síndrome metabólico, la depresión y ciertos cánceres, se ha asociado con la psoriasis.
    • Los pacientes no diagnosticados de celiaquía durante largos periodos de tiempo o aquellos que no son capaces de mantener una dieta sin gluten tienen una elevada probabilidad de desarrollar enfermedad de Crohn y cáncer intestinal.

    Investigación del cáncer en el ámbito laboral

    La investigación contra el cáncer también se desarrolla en el ámbito laboral vigilando los efectos que producen los agentes cancerígenos. Sin embargo, se requiere un largo período de tiempo, generalmente de 15 años mínimo, para demostrar y evaluar los efectos de una exposición a un cancerígeno potencial.

    La estrategia para la prevención de los cánceres de origen profesional es diferente a la aplicada para el control del cáncer asociado al estilo de vida o a otras exposiciones ambientales. Por tanto, hasta ahora, la principal estrategia para el control del cáncer ha sido la disminución o la eliminación total de la exposición a los agentes causantes de cáncer. Los métodos basados en la detección precoz mediante programas de exploración selectiva, como los aplicados para el cáncer de cérvix o de mama, tienen una importancia muy limitada en la salud en el trabajo.

    Las consecuencias de la teoría multifásica de la carcinogénesis en el efecto esperado de la supresión de un cancerígeno suponen una complicación añadida. Dicha teoría afirma que el desarrollo de cáncer es un proceso en el que participan varios acontecimientos celulares, etapas. Las sustancias cancerígenas pueden actuar en etapas precoces o tardías, o en ambas. Por ejemplo, se cree que la radiación ionizante afecta principalmente a las etapas precoces en la inducción de determinados tipos de cáncer, mientras que el arsénico actúa principalmente en etapas tardías del desarrollo de cáncer de pulmón. El humo del tabaco afecta tanto a las etapas precoces como a las tardías del proceso cancerígeno.

    De todo lo anterior, se desprende que resulta relevante investigar los riesgos prevenibles en los lugares de trabajo, simples o complejos, el número potencial de los cuales crece con el número de sustancias nuevas introducidas en la actividad laboral. Esta investigación podría llevar tres direcciones:

    • Investigación de nuevos cancerígenos que, en las condiciones en que ahora nos encontramos en los países occidentales, pueden causar excesos moderados en el riesgo de cáncer, y requieren estudios internacionales multicéntricos de gran tamaño para ser detectados.
    • La cuantificación del riesgo de cáncer basada en datos personales con una evaluación de la exposición razonablemente buena, ambiental y/o biológica.
      • La investigación y cuantificación de interacciones entre carcinógenos laborales, factores de riesgo del entorno factores dietéticos o tabaco, y la susceptibilidad del individuo, adquirida o genética.

    Desde USO, creemos que deben desarrollarse métodos para describir el efecto esperado de la supresión o disminución de la exposición a una determinada sustancia cancerígena. Es decir, hay que valorar el efecto de las intervenciones.

    El cálculo del efecto preventivo de esta reducción del riesgo plantea ciertos problemas cuando se estudian sustancias que interactúan, como en el caso del amianto y el humo del tabaco. El efecto preventivo de la eliminación de una de las dos sustancias que interactúan es comparativamente mayor que cuando una y otra presentan sólo un simple efecto añadido. De igual forma, abogamos por la implantación de políticas coordinadas entre todos los actores y que, desgraciadamente, se retrasarán debido a la actual crisis sanitaria.

    Contacto

    Estamos a tu disposición en la siguiente dirección:

    • Dirección: C/ Principe de Vergara, 13 7. 28001 Madrid

    • Email : Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

    • Tel. : 915 774 113
      Fax:  915 772 959

    No Internet Connection